ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN DE LAS
CONTRIBUCIONES PATRONALES EN LA REGIÓN NEA

COMPETITIVIDAD INDUSTRIAL - CAME

Cra. Gabriela Temporale1
En el presente trabajo se realiza una evaluación acerca de la situación actual de las empresas que componen el sector privado de las provincias del noreste argentino, específicamente en la cuestión de los costos salariales, que componen, en la mayoría de los casos, el factor de mayor incidencia en la estructura de costos empresarial. Esta cuestión, sumada a otros factores que reflejan la asimetría de posibilidades entre las provincias centrales y las del NEA, contribuye a dificultar la radicación de empresas que agreguen valor en la región y a postergar el desarrollo de estas provincias.
1. DE LAS ASIMETRÍAS ENTRE LAS PROVINCIAS
Desde el año 2003 la economía argentina se ha caracterizado por el crecimiento sostenido y a tasas importantes de la actividad económica. Los sectores tradicionales fueron beneficiados por el tipo de cambio competitivo y las buenas condiciones en el mercado internacional, especialmente para los commodities de base primaria.
Esta tendencia comenzó a desacelerarse en el 2008. Los indicadores del PBI muestran una desaceleración de las altas tasas de expansión anteriores, con una tasa de crecimiento del 4.9% en el año 2013.
A la caída del crecimiento económico evidenciado el año 2013, se han profundizado otras señales negativas concretas: aumento de la inflación y de los costos directos, freno de las inversiones, desaceleración del consumo, entre las más significativas. La región NEA (Corrientes, Formosa, Chaco, Misiones) no ha escapado a esta realidad nacional.
La estructura productiva del noreste argentino está basada en la producción primaria y de escaso valor agregado que generalmente se industrializa en otras provincias (generalmente centrales) desde las cuales se exporta afectando directamente el PBG de las mismas, existiendo una desarticulación estructural entre los productores y el resto de los eslabones de las cadenas productivas.
La tasa de desocupación del NEA llegó a 2.2% en el cuarto trimestre de 2013 aunque posee la tasa de actividad más baja del país (36.6%).
Un párrafo aparte merece el análisis de los indicadores de pobreza e indigencia. Si bien se observa una importante reducción en los niveles de pobreza e indigencia, según el INDEC, en las variaciones interanuales, los indicadores prácticamente duplican la media nacional en el caso de la pobreza (8.9% personas por debajo de la línea de la pobreza contra 4.7% promedio nacional y 2.1% la región de Cuyo).
En el siguiente gráfico puede apreciarse fácilmente la situación de estos indicadores por región:

 

Fuente: INDEC

 


Puede apreciarse que la zona del Noreste, en el primer semestre de 2.013, es la peor posicionada en los diferentes rangos: hogares y personas bajo las líneas de indigencia y de pobreza.
De acuerdo al Informe: “Industria manufacturera año 2010” Observatorio Pyme Regional. Provincia de Corrientes. Año 2011, la realidad de las pymes está estructuralmente caracterizada por los rasgos centrales de una economía regional con un nivel de desarrollo inferior al de las provincias y micro-territorios más industrializados. En este sentido, tomando como ejemplo las provincias de Corrientes y Chaco, el informe indica que los datos recogidos confirman con precisión que las empresas de Corrientes, al igual que las chaqueñas, están caracterizadas por una relativa juventud, insuficiencias organizativas y escasa acumulación de capital físico y humano. Las intenciones de invertir se ven limitadas por el insuficiente acceso al financiamiento bancario y al crédito comercial de clientes y proveedores. El limitado acceso al financiamiento bancario y comercial, explica la alta proporción de proyectos privados de inversión productiva frenados por falta de fondos.
Los desafíos para el NEA consisten en desarrollar las empresas y lograr que cumplan las expectativas del mercado exterior, buscando agregar valor a la producción y diversificar la misma. La necesidad imperiosa de revertir el escenario mediante el aumento de valor a la producción ha sido la meta de muchas de las políticas formuladas y en ejecución actualmente, a fin de provocar un cambio estructural con impacto en la realidad social y económica. Se han realizado esfuerzos fortaleciendo y creando instituciones provinciales de apoyo al comercio exterior, las empresas, y a sectores importantes y específicos (ganadería, citricultura, etc.). Se han realizado exhaustivos informes sectoriales, a partir de los cuales se han desarrollados instrumentos específicos y también horizontales, con un sesgo marcado de apoyo a las pymes.
Sin embargo, la realización de estos esfuerzos no puede soslayar la evidente asimetría entre las provincias centrales y las del norte, siendo el impacto de estas medidas en general mucho menores que lo esperado, debido a diferencias históricas y estructurales entre ambos bloques de provincias, como las que se detallan a continuación:
La baja inversión nacional en infraestructura necesaria para el desarrollo económico de las provincias del norte, lo que ha repercutido históricamente en mayores barreras de ingreso para la actividad industrial y la evolución de la actividad primaria debido a altos costos de flete y transporte, imposibilidad de mover la producción, etc.
La carencia de educación técnica e ingenierías que apunten a la industrialización y a la mejora de procesos. A esto debe agregarse el éxodo de los pocos profesionales que egresan de estas carreras, debido a la falta de oportunidades en sus provincias de origen. Del mismo modo que a nivel nacional se aprecia el éxodo de jóvenes profesionales de alta capacidad hacia el exterior del país, este fenómeno es más marcado en estas provincias, donde los jóvenes que no van al exterior, engrosan las filas del personal calificado disponible en las economías de las provincias centrales.
Dificultades para acceder al crédito. Este problema es más marcado aquí que en otras provincias debido a la estructura mencionada anteriormente. Las grandes empresas acceden fácilmente y a menores costos que las pequeñas, lo que afecta sus costos, rentabilidad y supervivencia.
Una de las innumerables consecuencias directas de este esquema mantenido por años es la alta tasa de informalidad impositiva, laboral y previsional, mucho mayor en estas provincias.
El Nordeste argentino se destaca por registrar un porcentaje de informalidad superior a la media nacional. En la región Noreste, la ciudad de Corrientes con 46,8 %, registró el indicador más alto de la región y de todo el país. Formosa registró 43%, el Gran Resistencia 43,5 y Posadas el menor porcentaje de la región, 38,2%.
Entre las diferentes razones que explican estos indicadores debe señalarse la carga impositiva, donde los costos laborales ocupan un nivel muy importante y desincentivador de las decisiones de regularización.


2. LA REALIDAD DE LAS PYMES EN EL PAÍS Y EN LA REGIÓN
De acuerdo a la Según la Resolución SPMEDR Nº 21/10, y luego modificada por la Resolución Nº 50/13, los topes de facturación que determinan la categorización de las empresas responden al siguiente esquema:

 


Fuente: www.industria.gob.ar
Este es un claro indicador de las asimetrías mencionadas anteriormente. En el NEA, empresas que facturan al nivel de facturación límite indicado por la Secretaría Pyme, en la zona son muy pocas y generalmente son referentes de la zona en la que se radican. Las grandes empresas son escasas.
En el informe especial “Asimetrías regionales y desarrollo empresarial de las pymes industriales” de la Fundación ObservatorioPyme (2012) Argentina es un país con profundas asimetrías regionales. El ingreso medio la Capital Federal es casi 8 veces superior al de la provincia más pobre, que es Formosa. En la Provincia de Santa Cruz reside apenas el 0,7% de la población argentina, cuyo ingreso medio tres veces superior al de los residentes de la Provincia de Buenos Aires donde se localiza el 39% de la población total del país.
Relación entre PBI per cápita provincial frente a la provincia más pobre (Formosa)

 

 

Fuente: Fundación ObservatorioPyme
El desarrollo industrial en el interior, sobre todo el de las pequeñas y medianas empresas, refleja las desigualdades propias de un país con desbalances económicos y sociales profundos.
El 82% de las PyME industriales argentinas se encuentra localizado en el AMBA y la región Centro del país.
El 29% de las PyME industriales de la micro-región del Pilar cuenta con normas de certificación ISO. Mientras que en las provincias del norte argentino desciende hasta el 3% y el 2%.
Pero no sólo existe un desbalance en la localización territorial de las PyME industriales argentinas, sino que además existen diferencias significativas en el grado de desarrollo empresarial de las firmas de acuerdo a su localización geográfica.
Como muestra el Gráfico, es notable como hay una mayor concentración de empresas constituidas en Sociedades Anónimas (S.A.) y Sociedades de Responsabilidad Limitada (S.R.L.) en el AMBA y regiones relativamente más desarrolladas, en relación a provincias del NOA y el NEA, teniendo en cuenta que este es un indicador cualitativo de su nivel de formalidad y de su grado de desarrollo organizativo.
Proporción de pymes industriales constituidas como SA y SRL /que cuentan con ISO

 

 

Fuente: Fundación ObservatorioPyme
De acuerdo al informe “Evolución reciente, situación actual y desafíos futuros de las pymes industriales”, elaborado por la Fundación ObservatorioPyme, “las pyme no sólo generan la mayor cantidad de empleo nacional, sino que además en ellas el salario participa de manera más importante en el valor agregado. Es por esto que su desarrollo constituye la herramienta más efectiva para la mejora en la distribución de la riqueza en Argentina”. El mencionado informe, si bien puntualiza la situación de las pymes industriales (las que más valor agregan), revela características que pueden extrapolarse al resto del universo pyme.
Extrapolando los datos del informe correspondiente a la provincia de Corrientes, se puede observar que los principales problemas de las Mipymes regionales son: aumento de los costos directos de la producción, caída de las ventas y dificultades para la obtención de financiamiento; que siguen estando presentes como principales problemas dentro de la desagregación por tamaño, agregándose, en el caso de las Pymes, como problemas de mucha relevancia, la disminución de la rentabilidad y la alta participación de los impuestos en el costo final del producto.

 


Principales problemas de Mipymes

En la estructura de costos el mayor rubro lo representan las materias primas, insumos, partes y componentes que ascienden al 58.7% de los costos totales, seguido en importancia por el costo salarial total, que representa un 26% de los costos totales.
Otras características que diferencian las pymes de la región son:
Pequeña escala: la dimensión promedio de las pyme industriales correntinas es similar al tamaño registrado en el Chaco, representando la mitad del promedio nacional.
Organización societaria: en Corrientes sólo el 45% de las pymes está jurídicamente constituida como SA o SRL (en Chaco es un 26%), cifra muy diferente del promedio nacional donde el 80% de las empresas tiene esa forma jurídica.
Acceso al financiamiento: casi el 85% de las inversiones son realizadas con recursos propios y menos del 10% con crédito bancario. Esta poca profundidad del sistema bancario se pone de manifiesto cuando se analizan las tasas de rechazo de solicitudes de crédito que son casi 3 veces superiores a las del promedio nacional.
Problemas financieros: las empresas autolimitan la solicitud de créditos al sistema bancario debido al elevado costo financiero y a las insuficientes garantías. Además tampoco obtienen montos significativos de crédito comercial de clientes y proveedores. Asimismo se observa un excesivo cortoplacismo en las operaciones comerciales (el número de días de cobro y de pago es la mitad que el registrado a nivel nacional).
Capital físico y humano: se destacan por tener un parque de maquinarias antiguo, el 50% de los ocupados posee nivel de formación de escuela primaria o inferior, y por último, las firmas presentan escaso desarrollo organizativo.
Inversión productiva frenada: se observa una muy alta tasa de proyectos frenados por falta de financiamiento (casi el doble que a nivel nacional).
En el 2010 un 70.6% de las firmas correntinas no ha invertido. El principal motivo ha sido la no disponibilidad de fondos para nuevas inversiones, que para las mipyme industriales ha afectado el 53.1% de las empresas, siendo más severo dentro de las microempresas (55.8%) que dentro de las pyme (43.2%).

 


Motivos para no invertir

Otro aspecto importante para explicar la competitividad de las empresas mipyme es el estado de la maquinaria con la que operan estas firmas. En relación a este aspecto, un 64.6% de las firmas posee maquinaria antigua o muy antigua y sólo un 3.9% que posee maquinaria de punta.
Con respecto a la tecnología y recursos informáticos la proporción de mipymes que utilizan estos recursos es baja con un promedio de 12.5%.
En cuanto al mercado de trabajo, las empresas pyme industriales de la región se caracterizan por tener trabajadores con un menor nivel de instrucción. En efecto, un aspecto a mejorar, es la realización de actividades de capacitación, donde las pyme se encuentran entre las que tienen menores porcentajes de firmas que las llevan a cabo.
Remuneraciones
El costo salarial es el segundo componente en orden de importancia en la estructura de costos de las PyME industriales. La mayor importancia relativa se explica tanto por el fuerte incremento en el nivel de ocupados de las empresas evidenciado a lo largo de la fase expansiva hasta 2007, como por el otorgamiento de aumentos salariales al personal en los últimos años.
El nivel de salarios de los trabajadores ligados al proceso productivo, es decir el costo salarial de las empresas, ha presentado una tendencia positiva en los últimos años, tanto para el total de la industria nacional como para el caso particular de las PyME industriales, lo cual repercute directamente en el nivel de costos de producción.
El incremento de los salarios se dio de manera relativamente homogénea entre las diferentes regiones del país. Asimismo, no se observan diferencias significativas por sector de actividad industrial, salvo para las PyME de “Papel, edición e impresión” donde el incremento promedio rondó el 24,6%.
Las expectativas de los empresarios en este sentido reflejan que el aumento salarial promedio que se espera otorgar al personal durante 2010 respecto a 2009 gira en torno al 24,6%, tasa mayor a la registrada para el año anterior (16,8%). De esta manera volverían a efectuarse incrementos en la remuneración media del personal similares a los de 2006.
Indicadores regionales
Algunos indicadores que revelan la diferencia de las empresas del norte con las centrales, de acuerdo al Informe del ObservatorioPyme son los siguientes:
Datos generales
Antigüedad promedio de las empresas: un 38% es anterior a 1993 contra el 67.7% del promedio nacional.
Porcentaje de pymes con certificación ISO 2.2% contra 17.6%
Principales problemas identificados en la región: aumento de costos y alta participación de impuestos en el costo final del producto.
Porcentaje de pymes con forma jurídica de SA o SRL: 45% contra 80.5% del promedio nacional.
Desempeño
Dimensión media (personal ocupado) 19.1% contra 38.0%
Financiamiento con recursos propios: 85% contra 59%
Días de cobro: 23 días contra 47
Días de pago: 21 contra 38
Tasa de rechazo de financiamiento: 50% contra 19%
Proyectos frenados por falta de financiamiento: 48% contra 27%
Base exportadora: 8.4% contra 21.7%
ROA: 7.9% contra 16.5%
Rentabilidad sobre ventas: 3.5% contra 7.6%
Inversión/Innovación
Porcentaje de maquinaria antigua y muy antigua: 56.4% contra 36.5%
Porcentaje de pymes inversoras: 48.5% contra 56.7%
Porcentaje de pymes que prevé aumentar sus inversiones: 36.8% contra 52.5%.
Porcentaje de pymes que lograron innovaciones: 61.2% contra 65.1%
Porcentaje de puestos de trabajo con computadoras: 15.3% contra 24.7%
Porcentaje de puestos de trabajo con acceso a internet: 9.2% contra 19.8%
3. COMPONENTES DE COSTOS DE LAS PYMES
Retomando los conceptos vertidos en los apartados anteriores, realizaremos un análisis de la estructura de resultados a nivel global de las pymes.
Ingresos: si bien las ventas de las pymes acompañaron el crecimiento de la economía en general, se ha observado una disminución del margen bruto, debido en gran parte a que, habiéndose verificado un importante incremento de los costos, éste no ha podido trasladarse a los precios de venta.
Costos de producción/ de ventas/ de servicios: En este aspecto es importante recordar que los componentes principales de estos costos comprenden las materias primas, insumos y mano de obra directa. En Corrientes, las principales actividades están basadas en los agroalimentos. El contexto nacional e internacional que llevó a un incremento importante en los precios de los commodities, insumos y agroquímicos, repercute directamente en los costos de materia prima de las pymes. Por otro lado, las variaciones salariales afectaron a todas las actividades en una incidencia promedio del 25%. Este componente impacta en la mano de obra directa, indirecta, y en el personal de administración y dirección.
Gastos de administración: se aplica en este caso lo antedicho sobre costos salariales, y también existe el impacto en las renegociaciones de contratos (alquileres, tercerizaciones, etc.) de las perspectivas inflacionarias.
Gastos de comercialización: En las empresas de esta zona del país, los gastos de comercialización representan un concepto altamente incidente en la estructura de costos. Los costos de flete terrestre son elevados, no existe infraestructura ferroviaria y los ríos no están convenientemente explotados. Esta situación se agrava en el interior de las provincias, donde hay que agregar a las dificultades mencionadas anteriormente, la inexistencia, insuficiencia o mal estado de los caminos que permiten sacar la producción. En algunas localidades, las lluvias impiden sacar la producción al no existir estos caminos.
Gastos de financiación: Los costos financieros de las pyme son más elevados que los de las grandes empresas, en el caso de que su estructura impositiva y patrimonial les permita acceder al financiamiento bancario. Como un indicador más de la asimetría existente puede citarse el ejemplo de las líneas de tasa bonificadas por Sepyme: al licitar dicha secretaría determinados montos de financiamiento, éstos eran recibidos por entidades financieras, que aplicaban los créditos en las zonas donde las pymes tenían mejores condiciones, es así que la mayoría de los créditos subsidiados fueron asignados en la provincias del centro, por lo que esta herramienta fundamental de financiamiento no llegó eficazmente a las provincias del norte. Por ello la Sepyme avanzó con convenios individuales por provincias, a fin de solucionar esta cuestión.
Impuestos: dentro de la carga tributaria, nos encontramos con los impuestos nacionales, como IVA y Ganancias y las contribuciones patronales, cuya aplicación es homogénea en el territorio argentino.
4. LAS PYMES DEL NORTE ARGENTINO
A modo de resumen, puntualizaremos las principales características y dificultades de las empresas del norte.
En primer lugar debemos recordar el alto grado de informalidad empresaria. En Corrientes existe un alto grado de “empresas” que no figuran en registros impositivos de ninguna especie y que no están alcanzados por los beneficios de la seguridad social y que presentan una elevada resistencia a la regularización.
Las razones de esta resistencia pueden identificarse en primer lugar como una percepción de la carga impositiva excesivamente elevada y por otro lado la falta de verdaderos incentivos a la regularización. En este sentido puede observarse un cambio en la tendencia debido fundamentalmente a la necesidad de acceder al crédito.
Un párrafo aparte merece la situación de los costos salariales. Es importante destacar que los convenios colectivos que establecen los salarios del personal de todo el país se definen a nivel central, teniendo en cuenta el costo de vida y la mano de obra disponible en las provincias del centro. Esto lleva a aplicar en provincias marginales salarios de provincias centrales, donde ocupan un importante segmento del costo total.
Esta cuestión específica desalienta el empleo “en blanco” ya que regularizar a los empleados implica abonar salarios que no se condicen con las posibilidades reales de las pymes. Recordemos que una gran proporción de las empresas de la zona están compuestas por “micropymes”, muchas de ellas monotributistas. El costo laboral es proporcionalmente más elevado que “tercerizar” el trabajo, con este mecanismo, se prefiere el pago del monotributo del empleado, que además de ser más económico, minimiza el riesgo de demandas laborales. Esta situación obviamente distorsiona la estructura económica, con los riesgos que esto implica.
A esta situación debe sumarse el costo adicional de los fletes, del financiamiento debido a que no llegan las herramientas desarrolladas por la nación, de la energía eléctrica insuficiente que no permite la ocupación eficiente de la capacidad instalada, los costos de stock como consecuencia de no sacar la producción a tiempo, y tendremos el panorama complicado que deben enfrentar las pymes del interior del país y de esta zona en particular.
Las provincias se encuentran con la apremiante situación y necesidad de incorporar cada vez más y mejores empresas. En el caso del NEA en particular, urge la radicación de industrias que agreguen valor a la producción primaria, como única salida de la informalidad y del bajo ingreso per cápita, debido básicamente a la falta de desarrollo de sus empresas. Sin embargo, nos encontramos con los obstáculos que presentan las asimetrías, anteriormente enumeradas, que impiden la radicación de empresas (infraestructura no adecuada, costos elevados, distancia de los centros de industrialización, comercialización y consumo, carga impositiva elevada) y fomentan el círculo vicioso que impide el desarrollo, el cual sólo puede aminorarse con grandes esfuerzos de las provincias para proteger su producción y precios internos.
5. LA INCIDENCIA DE LA CURVA DE APRENDIZAJE EN LA REGIÓN
Generalidades
Las curvas de aprendizaje o, como se llaman algunas veces, las curvas de experiencia, se basan en la premisa de que las organizaciones, lo mismo que las personas, hacen mejor sus trabajos a medida que estos se van repitiendo. Una gráfica de curva de aprendizaje, de horas de mano de obra por unidad versus el número de unidades producidas, normalmente tiene la forma de la distribución exponencial negativa.
La curva de aprendizaje está basada en una duplicación de la productividad. Es decir, cuando la producción se duplica, la disminución en el tiempo por unidad es igual a la tasa de la curva de aprendizaje. Así pues, los resultados de las actividades, herramientas y métodos aplicados al logro de la mejora continua pueden medirse, proyectarse y graficarse mediante la utilización de la Curva de Aprendizaje.
Las curvas de aprendizaje se pueden aplicar tanto a individuos como a organizaciones. El aprendizaje individual es la mejora que se obtiene cuando las personas repiten un proceso y adquieren habilidad, eficiencia o practicidad a partir de su propia experiencia. El aprendizaje de la organización también es el resultado de la práctica, pero proviene de cambios en la administración, los equipos, y diseños de productos y procesos. Se espera que en una empresa se presenten al mismo tiempo ambos tipos de aprendizaje, y con frecuencia se describe el efecto combinado como una sola curva de aprendizaje.
Como ejemplo del aprendizaje individual pensemos en un administrativo que debe realizar una serie de trámites ante organismos públicos, la primera vez, más allá de sus conocimientos teóricos, desconocerá los errores típicos que se cometen, los lugares específicos donde deben presentarse y la forma de presentación para los casos especiales. Luego con el paso del tiempo, y en la medida en que realice de forma consecutiva más trámites su capacidad de realizar las tareas aumentará haciendo más rápido dichos procesos.
Un sector donde también puede verse con claridad la aplicación del incremento de habilidades con el transcurso del tiempo y el número de unidades procesadas es en la industria frigorífica donde los trabajadores dedicados al faenamiento o cortes de los animales incrementan sus niveles de productividad a medida que aumentan sus horas de trabajo.
Las curvas de aprendizaje muestran la reducción de costos marginales y medios en forma de aumentos acumulados de la producción. Las curvas de aprendizaje ponen de manifiesto la manera en que los costes variables medios (por unidad) varían en función de la experiencia. Las curvas de la experiencia incluyen también los costos fijos y representan los cambios de costos medios cuando se tienen en cuenta todos los factores. Ambos se muestran en relación con la producción acumulada durante toda la vida del producto. Son una expresión concreta de la manera en que los trabajadores de línea, los supervisores y la alta dirección aprenden a hacer mejor las cosas. Las curvas de aprendizaje dependen de la capacidad, y de la dedicación, de la organización para hacer las cosas mejor con cada lote de producción.
Las curvas de aprendizaje son un componente esencial de la estructura de costos, de la siguiente manera:
Al aumentar el volumen, los costos unitarios descienden.
Al descender los costos unitarios, la empresa puede reducir sus precios sin que ello suponga menoscabo de la rentabilidad o los flujos de tesorería.
Al reducirse los precios, aumenta la demanda de consumo y crece la participación en el mercado.
Al aumentar la participación en el mercado, los beneficios resultantes hacen posible la realización de inversiones en marketing y tecnología que reducen todavía más los costos.
Al descender los costes unitarios....., etcétera.
La parte esencial de este circuito es la inicial, la reducción de los costes unitarios al aumentar la producción acumulada.

 

 

El adiestramiento debe usarse para conseguir que los nuevos empleados lleguen a un pronto nivel de habilidad y aptitud para que sean rentables para la empresa, los empleados que ya están en nomina pueden exigir el adiestramiento para mejorar su aptitud actual, es decir, para desempeñar sus tareas de una manera más efectiva.
Las relaciones existentes entre la productividad y el adiestramiento, radican en que el adiestramiento capacita al personal y permite desarrollar habilidades, conocimientos y destrezas con respecto al trabajo que realiza y en consecuencia esta capacitación ayuda a obtener mejores resultados con respecto a los recursos de producción empleados para aumentar la producción tanto del individuo como la empresa.
En la actualidad, las organizaciones no pueden darse el lujo de dejar sin entrenamiento a sus empleados, ya que la evolución constante de la tecnología, en todos los niveles, ha obligado a la contratación o desarrollo de nuevos talentos, con ideas renovadas y más conformes a la realidad.
Por esta razón el desarrollo de personal debe ser constante y sistemático, pero asistido de todos los recursos técnicos y de conocimientos de que se disponga, incluso de los exteriores.
Aplicación a la región
Según el Censo Nacional 2001, tomando la población mayor a 10 años la provincia de Corrientes tiene un 6,48% de analfabetos. La diferencia entre varones y mujeres no es importante ya que para los primeros, la condición de analfabeto alcanza al 51,6%, mientras que para ellas trepa al 48,4%. Al desagregar los datos a partir de los distintos grupos de edad que hemos tomado como referencia, se visualiza que para los totales, como así también para el caso de varones y mujeres, los mayores niveles de analfabetismo se encuentran en la franja que va de 45 a 59 años, rondando en todos ellos el 27%. La franja con menor índice es la que va de 10 a 14 años (5,84%), dándose en los hombres un 7,13% mientras que las mujeres alcanzan el 4,47%.
Respecto de los valores comparativos con el resto de los departamentos, el de distrito Capital se presenta frente a la cuestión del analfabetismo como el de mejor perfomance ya que posee el 2,88%, muy alejado por cierto del 15,40% de analfabetos que contiene hacia su interior la población del Dpto. de Concepción.
En el dpto. Capital, de la población total mayor a 15 años, el 3,6% nunca ha recibido ningún tipo de instrucción. Además, de las personas que concurrieron a la escuela primaria el 38,5% de ellos no logró concluirla, mientras que esa situación, en la escuela secundaria alcanza casi al 51% de los asistentes. La deserción en los concurrentes a institutos terciarios no universitarios llega al 37,1%. Por su parte, sólo algo más del 32% de aquellas personas que concurrieron a la universidad obtuvo el título.
Utilizando el lenguaje de la Teoría de los Sistemas: "Analfabetos funcionales" serán productos inacabados, malogrados, del sistema educativo; podemos determinar de esta manera a la población que no culminó cinco años de la educación básica
La realidad de la Provincia de Corrientes en este sentido determina que:
Sólo el 28,6% de la población de 25 años o más, completó o superó el nivel secundario de enseñanza.
La provincia se ubica segunda en el nivel de analfabetos del total del país, con una tasa del 6,5% de personas mayores de 10 años.
La población entre 12 a 17 años que no recibió ningún tipo de enseñanza está entre el 15,1% y el 20%, según la edad.
Unos de los factores a tener en cuenta, sino el más importante; es la escasa capacidad de aprendizaje de determinados individuos o grupo de individuos. Es necesario saber si el sujeto se alimenta correctamente, en cantidad y diversidad, pues el déficit alimentario crónico produce una distrofia generalizada que abarca sensiblemente la capacidad de aprender.
De acuerdo a la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud realizada por el Ministerio de Salud de la Nación en su Síntesis de la Provincia de Corrientes, podemos afirmar que el 6,9% de la población infantil correntina está desnutrida; en tanto el 16,5% se encuentra en estado de anemia.
Debe reconocerse el retraso en los indicadores sanitarios y de alfabetización en el norte del país con respecto a las provincias centrales. Esta situación obviamente agudiza el círculo vicioso del que hablamos anteriormente. Esto significa que la oferta de mano de obra para las empresas locales y las que potencialmente puedan instalarse es mucho menos calificada que la de las zonas centrales, situación que se agrava con el éxodo de los calificados.
A partir de allí las empresas enfrentan una dificultad adicional a las explicadas en el capítulo 4. Deben enfrentar el proceso de capacitación de mano de obra local. Esto se traduce en mayores plazos de capacitación, lo que significa mermas en la productividad por un tiempo mayor al de las empresas del centro, donde la calificación de la mano de obra acelera los procesos.
Gráficamente, significa que la reducción de costos por aumento de la productividad es mucho más lenta para las pymes del norte que incorporan empleados que para las pymes del centro.
Es decir, que a las dificultades mencionadas, debe adicionarse la inversión en el mayor tiempo de capacitación que demanda la incorporación de mano de obra local, mayormente no calificada.
6. ESQUEMA ACTUAL DE LOS COSTOS LABORALES
La estructura actual de las contribuciones patronales en general responde al siguiente esquema:

 

 


Este esquema se aplica en forma homogénea en todo el territorio nacional, con variantes de acuerdo a actividades. La única herramienta que se utiliza para compensar entre provincias la presión de las contribuciones patronales es la establecida por el decreto 814/01, que computa un porcentaje de las remuneraciones para computar como crédito fiscal en el IVA. A la fecha, el máximo porcentaje es el 11.8% que corresponde a la zona “Resto del Chaco”. En el NEA los porcentajes actuales fluctúan entre el 7.6% y el 9.7%.
Sin embargo, este beneficio alcanza solamente a los que tributan IVA.
Un párrafo especial merecen las pymes monotributistas que por sus características constituyen un número muy importante en nuestra provincia. Las mismas no gozan de ningún tipo de beneficios a la hora de contratar personal en relación de dependencia. Dado que los monotributistas no computan crédito fiscal de IVA no pueden gozar de algunos de los beneficios mencionados donde el costo de contribuciones a la seguridad social se toma en cuenta en el momento de determinar las posiciones de IVA.
En el período 1994-2001 se establecieron diferentes porcentajes de reducción en las alícuotas de aportes patronales aplicables a diferentes provincias, con el objeto de fomentar el empleo. En el caso de Corrientes, el último beneficio data de 1996, donde se aplicaba una reducción en los aportes del 70%.
Estas reducciones estuvieron vigentes hasta 06/2001, actualmente ninguna región posee descuentos, si bien el aplicativo utilizado prevé la reducción por localidad aunque ahora todas las reducciones sean cero.
7. REDUCCIÓN DE CONTRIBUCIONES PATRONALES DE LA SEGURIDAD SOCIAL POR NUEVOS PUESTOS DE TRABAJO.
De acuerdo a la ley 25250 el empleador que produzca un incremento neto en su nómina de trabajadores contratados por tiempo indeterminado, gozará de una reducción de sus contribuciones a la Seguridad Social, en relación a cada nuevo trabajador que de tal modo incremente la dotación. Esa reducción se efectivizará a partir del primer mes posterior a la finalización del período de prueba que se entenderá operada cuando ha transcurrido totalmente el plazo máximo, o cuando el empleador desista de utilizarlo en toda su extensión o parte de ella, y el trabajador continúe prestando servicios.
La reducción consiste en una eximición parcial de las contribuciones al sistema de la Seguridad Social, equivalente a un tercio de las contribuciones vigentes. Cuando el trabajador que se contrate para ocupar el nuevo puesto de trabajo sea un hombre de 45 años o más, o una mujer jefe de hogar de cualquier edad, o un joven varón o mujer de hasta 24 años, la eximición parcial se elevará a la mitad de las contribuciones vigentes.
A los fines de la reducción en las contribuciones dispuesta en el artículo 2º, entiéndese por incremento neto de la nómina de trabajadores contratados por tiempo indeterminado, al que surja de comparar la cantidad de trabajadores empleados por tiempo indeterminado que efectivamente registre la dotación de personal, con la declaración formal que, referida al personal contratado bajo aquella modalidad, hubiere efectuado el empleador ante el SISTEMA INTEGRADO DE JUBILACIONES Y PENSIONES en el mes de abril de 2000. Esta declaración será considerada como el número base.
El empleador perderá este beneficio, al disminuir el número base de trabajadores contratados por tiempo indeterminado, respecto de los cuales no goza de la reducción contemplada en la ley que se reglamenta.
8. CONCLUSIONES Y PROPUESTAS
De acuerdo al Informe “Evolución reciente, situación actual y desafíos futuros de las pyme industriales” elaborado por la Fundación ObservatorioPyme, los principales problemas que enfrentan las pyme son el aumento de los costos y la consecuente disminución de la rentabilidad. En el NEA debe agregarse, la elevada incidencia de los impuestos en el costo total.
Además de los problemas que tienen las pymes en todo el país, las empresas de la zona tienen su problemática específica, que consiste en la desproporción de los costos laborales, la alta incidencia de los costos de comercialización por efecto de fletes, la falta de mano de obra capacitada y los plazos más largos de capacitación del personal.
Por ello realizamos la siguiente propuesta, a fin de ayudar a la equiparación de costos y oportunidades entre las pymes del norte y las del centro: re-implementar el sistema de reducciones utilizado hasta el 2001, proponiendo una reducción para las provincias de la zona del 70%, a fin de equiparar, en parte el efecto de los aumentos salariales.
Esperamos que la propuesta sea tenida en cuenta en el entendimiento que en el contexto actual urgen medidas que disminuyan las obvias asimetrías existentes y analizadas exhaustivamente por diversos analistas. El factor empleo tiene dos vertientes estratégicas: por un lado la regularización del personal y el aumento de la capacitación de la mano de obra local tiene un efecto social sumamente beneficioso; por el otro, la equiparación de los costos en las empresas de las distintas provincias, fomentará la ansiada radicación de empresas e inversión de capitales privados, revirtiendo la situación actual en el esperado círculo virtuoso del desarrollo.