La Cámara de Pequeñas y Medianas Empresas de Formosa – LA CAPYMEF, hizo llegar a distintas autoridades federales, provinciales y municipales, el documento elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa – CAME, denominado Mapa de la Argentina Ilegal, a través del cual se ilustra acerca del grave avance del ejercicio ilegal del comercio y su siniestro efecto social.
“Este fenómeno ha crecido exponencialmente ya que siempre se consideró a sus actores como ejecutantes de una economía de supervivencia y sin considerar los orígenes de la mercadería, su financiación y logística, la que obviamente tiene su génesis en el narcotráfico, el contrabando, el robo, la falsificación y el trabajo esclavo, entre otros”, informa el titular de la entidad, FABIAN HRYNIEWICZ, para agregar que, “desde LA CAPYMEF propiciamos el inicio de acciones no represivas pero de efectos sinceros y hoy, hemos logrado integrar diversas Comisiones federales al efecto, como la de “Lucha Contra el Comercio Ilegal y el Crimen Organizado” en el ámbito del Ministerio de Seguridad de la Nación; la “Mesa de Trabajo por el Comercio Legal”, (conformada por entidades intermedias y organismos nacionales) y la “Comisión de Frontera” de la CAME, poniendo a disposición toda nuestra experiencia para comenzar a resolver esta ilícita actividad que involucra a todos los rubros y segmentos sociales, causando un grave perjuicio a la Nación y a su futuro”, anticipando que desde el próximo mes de enero se comenzará con actividades con distintas autoridades, ya que es convicción que para erradicar este flagelo es muy importante el compromiso de todos los sectores.
He aquí un resumen del  MAPA DE LA ARGENTINA ILEGAL:
 

HAY 587 SALADITAS EN EL PAÍS Y 91.530 VENDEDORES ILEGALES

La venta ilegal en la vía pública y en saladitas ascendió a $ 6.527 millones en noviembre y cerrará el año en $ 78.595 millones. El dato surge de una muestra de 500 ciudades del país. Allí se encontraron 112 localidades con formatos comerciales tipo “saladitas”, y manteros en el 68 % de las regiones recorridas. Si bien hay más controles a la venta ilegal en algunas ciudades y se regularizaron varias saladitas, los vendedores clandestinos se desplazan de lugar en lugar y siguen creciendo. Solo de IVA el estado habrá perdido de recaudar casi $ 17 mil millones este año.
En noviembre se detectaron 91.530 puestos ilegales entre saladitas y manteros en la vía pública en 500 ciudades, 3,1 % más que en la medición anterior, con ventas por $ 6.527 millones. En todo 2017, la venta ilegal visible realizada mediante esas dos modalidades (manteros y saladitas) alcanzará los $ 78.595 millones. El estado, solo por IVA habrá perdido de recaudar $16.530 millones este año. A eso hay que sumarle el resto de los impuestos nacionales y locales como ingresos brutos y tasas municipales, que paga cualquier comercio.
Según informan las cámaras y federaciones regionales consultadas, una forma de comercio ilegal invisible que está creciendo son los locales comerciales tipo ‘Outlet’ que venden mercadería de primeras marcas a precios bajísimos, a menos de la mitad de la mercadería de alta calidad. Se especula con que se trataría en realidad de lavado de dinero.
Ciudades con más vendedores ilegales: la ciudad de buenos aires, los partidos de la Matanza, Lomas de Zamora, Florencio Varela y San Miguel de Tucumán fueron las cinco localidades del país con mayor cantidad de vendedores ilegales.

EL RECLAMO POR MAYORES CONTROLES


En el 67,8 % de las 500 ciudades relevadas, los Centros Comerciales, Federaciones o Cámaras de Comercio e Industria consultados sostuvieron que los controles a la venta informal son ‘insuficientes’ o ‘muy insuficientes’. Una de las mayores críticas en torno a la venta ilegal es la falta de controles y sanciones de las autoridades responsables. Hay ciudades donde la actividad ilegal ocurre con la complicidad de funcionarios y autoridades, cuando al mismo tiempo se controla en exceso al comercio formal.
En noviembre, el 67,8 % de las ciudades relevadas señalaron que los controles que se aplican en el municipio son insuficientes o muy insuficientes, reduciéndose en casi 7,0 puntos porcentuales la cantidad de ciudades que responden de esa forma. De todos modos, la percepción de que no hay controles es todavía muy alta, y ocurre tanto en las ciudades con saladitas como en aquellas que no tienen ese formato de venta pero donde la comercialización en la modalidad manteros, vendedores ambulantes, venta domiciliaria, o por redes sociales, viene creciendo.

LA COMPLICIDAD DE LAS REDES SOCIALES

Todas  las  ciudades  relevadas, tengan  o  no  manteros  y  saladitas, mostraron  en noviembre su fuerte preocupación por el incremento de la venta particular, aprovechando la difusión que se puede lograr a través de las redes sociales. 
Ya no se trata sólo de la venta ambulante, casa por casa o en oficinas, sino de vendedores que van armando su cartera de clientes a través de internet.
 
Informe Completo -> aqui